Borges, again

El hilo de la fábula

EL HILO que la mano de Ariadna dejó en la mano de Teseo (en la otra estaba la espada) para que éste se ahondara en el laberinto y descubriera el centro, el hombre con cabeza de toro o, como quiere Dante, el toro con cabeza de hombre, y le diera muerte y pudiera, ya ejecutada la proeza, destejer las redes de piedra y volver a ella, a su amor.
Las cosas ocurrieron así. Teseo no podía saber que del otro lado del laberinto estaba el otro laberinto, el del tiempo, y que en algún lugar prefijado estaba Medea.
El hilo se ha perdido; el laberinto se ha perdido también. Ahora ni siquiera sabemos si nos rodea un laberinto, un secreto cosmos, o un caos azaroso. Nuestro hermoso deber es imaginar que hay un laberinto y un hilo. Nunca daremos con el hilo; acaso lo encontramos y lo perdemos en un acto de fe, en una cadencia, en el sueño, en las palabras que se llaman filosofía o en la mera y sencilla felicidad.

4 pensamientos en “Borges, again

  1. entré!
    qué quilombo… Ja!
    bueno Aurora
    Klimt, Borges, tantas cosas… pero sobre todo el hilo de Ariadna
    yo también estoy sorprendida
    una de las cosas que me atraen de esa historia es que el mito se desdobla en dos versiones (por lo menos conozco dos). En una Ariadna es abandonada en una isla por Teseo y allí se ahorca (con el mismo hilo tal vez?), en la otra Teseo -el emblema del héroe, un prototipo de lo masculino también- la abandona en la isla pero allí se encuentra con Dionisios -el loco, exhaltado, sucesivamente muerto y vuelto a nacer y también el ambigüo y lujurioso- y se unen y tienen una descendencia olímpica. Dionisios le regala una diadema de estrellas.
    Hay algo del hilo de Ariadna que conecta a la razón (un camino lógico, el encuentro de una salida, la solución al laberíntico problema) con la locura (el amor, el amor no correspondido y el suicidio, o el amor loco de Dionisios, de algún modo se intuye que Ariadna pierde la razón de una u otra manera…) o son meras ideas que se cruzan por aquí. En todo caso los ingredientes son deliciosos, la inteligencia de Ariadna al servicio de los deseos de un héroe que termina queriendo a su hermana y abandonándola en una isla, una mujer inteligente abandonada en una isla, el amor después del desengaño, el amor de un dios terrible y desmedido…
    te mando besos!

  2. me olvidaba
    por el otro tema
    el enigma de un universo laberíntico
    el adentro de un trampa sin frontera o límite
    hay un cuento hermoso de Macedonio Fenández “El Zapallo que se hizo cosmos” que te recomiendo
    besos

Deja un pensamiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s