el secreto

 Amedeo-Modigliani-Elvire-con-colletto-bianco-1917Amedeo Modigliani – Elvire con colletto bianco (1917)

La mirada de los monstruos

 

«No me den por muerto aunque los diarios hayan anunciado que ya no estoy. Me haré más humilde de lo que soy ahora. Será preciso hacerlo. Cuento contigo lector, contigo que vas a leerme algún día, contigo lectora. No me dejes solo con los muertos como un soldado en el frente que ya no recibe cartas. Elígeme entre ellos por mi gran ansiedad y mi gran deseo. Háblame entonces, te lo ruego, cuento con ello.»

Henri Michaux

 

Más de una vez me había preguntado algo parecido, qué esperabais vosotros y a quién, si en algún momento habíais contado con nosotras, lectoras. Más de una vez pensé, te confieso, que en general os daría seguramente lo mismo. Pero tú sabías que podías contar conmigo. Y acertabas. Además me gusta escribir cartas, ahora que es ya costumbre de otro tiempo. Te diré que me dabas un poco de miedo, al principio. Etapas. Verás, a mí también me arrancaron algo. Fue hace años y era joven. Nadie diría. Y está bien así. Ayer me hablabas de los monstruos. El secreto. Que ya no nos miran. ¡Claro! Sin ojos a los míos les sucedió también algo como eso que tú dices: «ya no inquietaban más que los conos, esferas, cilindros o volúmenes que la naturaleza ofrece en sus peñascos, sus piedras y muchos otros de sus dominios». Dejan de ser terribles, un día, los monstruos. Dejamos de serlo una vez hemos aprendido a ver sin ojos. Y nadie diría.

enero, 2014

Deja un pensamiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s