tuercas

 

Vermeer- Una mujer escribiendo (detalle)_1655Vermeer- Mujer de amarillo escribiendo (detalle), 1665

Ésa fue la vuelta de tuerca con la que el azar aseguraba así ¡voilà! el sentido del universo en un instante. Con sencillez. Por qué había tomado ese andén, qué demonios había ido a buscar. A veces, las explicaciones oscurecen la vida más de lo que la despejan. Ciertos estados de cosas se dan de modo inexplicable, aparecen en nuestra vida como fantasmas de algo en lo que en realidad no creemos y todo intento de enjuiciamiento, toda intrusión de la razón, sólo puede acabar cual colilla, aplastada por un zapato. Como también a veces, no sin sorpresa, se comportaba el ansiado punto en el relato.

 El lenguaje de las cosas, 2006

Deja un pensamiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s