conservar

James Natchwey – Romania, (1990) – An orphan in an institution for ‘incurables’

19 [176]

Lo que en el mundo vale debe aparecer también hasta en sus más pequeños fragmentos  {sin grandes excepciones} — mirad al hombre {a la mujer, al niño, al adolescente imberbe de ojos perdidos} y entonces sabréis lo que tenéis que conservar {amarrar para que no se caiga, arrimar al hombro, acercarse hasta llegar a esa proximidad en la que se empieza a notar y  lamentar -vendrá un ligero temor infundado, un prejuicio heredado o aprendido a saber de dónde y acaso un posterior remordimiento por ese mismo prejuicio sin razón- el olor penetrante, si hidiese -porque podría desprender un olor desagradable, es algo que seguramente sucederá, imposible que no desprenda olor la humanidad, acaso la letra no desprenda olor pero sí el cuerpo} en el mundo {en la memoria, en el corazón, en el cuarto del vecino, algún día quizás en el propio sofá cama}.

{Touché.}

Noelia Pena. {Propedéutica para Tocar a Friederich Nietzsche y volver.}

Sobre un fragmento de Fragmentos Póstumos, Volumen I. Verano de 1872-Comienzo de 1873, Tecnos, Trad. de Luis E. de Santiago Guervós, 2007, p.360

sentencia

 

László Moholy-Nagy, The Shooting Gallery (1925-1927)László Moholy-Nagy: The Shooting Gallery (1925-1927)

 19 [56]

La época de los Siete Sabios no prestaba mucha atención a la autoría de las sentencias sabias, pero se daba mucha importancia a la forma en la que alguien se apropiaba de una sentencia.

Friedrich Nietzsche: Fragmentos Póstumos (1869-1874), Vol. 1, Tecnos, Madrid, Trad. de Luis E. de Santiago Guervós, 2007, p.337

perderse

George Grosz - A face in the crowd, 1932George Grosz: A face in the crowd (1932)

306. Perderse a sí mismo.— Cuando se ha llegado a encontrarse a sí mismo, es necesario saber perderse de cuando en cuando, para luego volverse a encontrar admitiendo, desde luego, que se trate de un pensador. Pues es perjudicial para éste estar siempre ligado a una misma persona.

Friedrich Nietzsche: El viajero y su sombra, Edicomunicación, Barcelona, Trad. de Enrique Eidelstein, 1994, p. 145

acontecimiento

günter brus

Günter Brus

En su propio descubrimiento, Nietzsche entrevió como en un sueño el medio de hollar la tierra, de acariciarla, de bailar y de devolver a la superficie lo que quedaba de los monstruos del fondo y de las figuras del cielo. Pero es cierto que se impuso una exigencia más profunda, más grandiosa, más peligrosa: en su descubrimiento vio un nuevo medio de explorar el fondo, de mirar con un ojo distinto, de discernir mil voces en sí mismo, de hacer hablar a todas estas voces, con el riesgo de ser atrapado por ese fondo que interpretaba y poblaba como nadie antes que él lo había hecho. No soportaba permanecer sobre la frágil superficie, cuyo trazado sin embargo había realizado a través de los hombres y los dioses. Reconquistar un sin-fondo que él renovaba, que ahondaba, es así como Nietzsche a su modo pereció. O mejor, «casi-pereció»; porque la enfermedad o la muerte son el acontecimiento mismo, y como tal sometido a una doble causalidad: la de los cuerpos, estados de cosas y mezclas, y también la de la casi-causa que representa el estado de organización o desorganización de la superficie incorporal. Así pues, Nietzsche se volvió loco y murió de parálisis general, al parecer, mezcla corporal sifilítica. Pero, la andadura que seguía este acontecimiento, esta vez respecto de la casi-causa que inspiraba toda la obra y co-inspiraba la vida, todo esto no tiene nada que ver con la parálisis general, con las migrañas oculares y los vómitos que le aquejaban, excepto para darles una nueva causalidad, es decir, una verdad eterna independientemente de su efectuación corporal, un estilo en una obra en lugar de una mezcla en el cuerpo. No se puede plantear el problema de las relaciones entre la obra y la enfermedad sino bajo esta doble causalidad.

Gilles Deleuze: Lógica del sentido, Decimoquinta Serie. De las singularidades. (trad. Miguel Morey)

síntoma